abril 4

¿Cuál es la influencia de la respiración en la práctica del yoga?

0  comments

Considerando las posibles diferencias entre los estilos de yoga, la gran mayoría combina los movimientos de las posturas con la observación de la respiración. ¿Te has preguntado por qué?

La respiración es un fenómeno natural, un movimiento automático del cuerpo que no necesita ningún esfuerzo. Sin embargo, los seres humanos somos los únicos seres vivos que podemos respirar de forma voluntaria. Aunque en última instancia no podemos controlar nuestra respiración, (si dejamos de respirar de forma voluntaria, el cuerpo se desmayaría para que podamos seguir respirando) sí que podemos participar de este fenómeno natural graduando la forma y la duración que tiene cada respiración de forma consciente.

De todos los procesos de nuestro cuerpo: digestión, sueño, expulsión de desechos, etc. la respiración es el más importante de todos. Podríamos estar sin respirar solo unos pocos minutos. Si nos atragantamos con algo, tocemos de inmediato, es decir, los mensajes que da la respiración es algo que el cerebro no puede dejar para después.  El cerebro y el sistema nervioso en general tienen una especial atención a lo que ocurre en nuestra respiración. Por es los mensajes que mandamos a nuestro sistema nervioso cuando hacemos respiraciones largas y equilibradas, regulan y equilibran nuestro sistema nervioso central y, en consecuencia, regulan y equilibran todos nuestros sistemas. Esta es una de las razones por las cuales, la práctica de yoga disminuye notablemente los niveles de ansiedad, porque la respiración tiene el poder de regular la química de nuestro cuerpo.

Al principio de nuestra práctica, llevamos conciencia a nuestros patrones de respiración. Nos damos cuenta, (muchos de nosotros, por primera vez en nuestra vida), de cómo inhalamos y cómo exhalamos y cómo la respiración actúa en nuestro cuerpo y nuestra mente. Respirar mejor nos hace ser más flexibles. Una respiración calmada permite que el sistema nervioso envía un mensaje a nuestros tejidos de que es seguro estar ahí, el cuerpo cede su resistencia natural y va, poco a poco, ampliando sus límites. Por eso, con el tiempo podemos llegar a hacer posturas que antes nos creíamos incapaces de hacer algún día.

Cuando tenemos nuestra atención en nuestra respiración, los pensamientos se aquietan porque la mente no puede pensar y controlar la respiración al mismo tiempo. Por eso respirar mejor disminuye nuestros niveles de estrés de forma notable y, con menos estrés, respiramos mejor, haciendo un círculo virtuoso de bienestar en nuestro sistema.

Cada vez que llenamos y vaciamos nuestros pulmones, cambiamos el volumen de nuestra caja toráxica y esta, a su vez, cambia la forma de nuestro abdomen (por eso, no es recomendable practicar con el estómago lleno de comidas o líquidos, ya que ocupan un volumen que dificulta la respiración). Este proceso de respiración consciente, realizado al mismo tiempo que permanecemos en las variadas posturas, aportan una nueva vitalidad y movilidad a nuestros tejidos y órganos. Por eso, muchos practicantes al comienzo de su práctica sienten que parece magia la forma en como el yoga armoniza y revitaliza sus cuerpos.

Cada asana tiene un efecto diferente en relación a la respiración. Del mismo modo, la respiración repercute diferentemente en el cuerpo físico según el asana. Por lo tanto, si te enfocas en el mantenimiento del patrón lento y profundo de la respiración, percibirás que en cada postura la experiencia de la respiración se altera y empezarás a notar nuevas sutilezas en tu cuerpo. Tus niveles de conciencia aumentan y tu capacidad de sentir tu cuerpo se incrementa.  Quizás un asana te favorece una respiración clavicular, en otra puedes sentir una descongestión del abdomen, en otra puedes descubrir la respiración posterior. Todo ello va dando paso a un proceso de auto descubrimiento y armonización que estará siempre en aumento a medida que practiques.

Simbólicamente, la inhalación representa el comienzo de la vida, la renovación, la aceptación, la bienvenida a lo nuevo, los inicios, el renacer y comenzar de nuevo. La exhalación, representa los finales, las despedidas, el dejar ir, el desprenderse para dar paso a un cambio, dejar espacio a lo nuevo. Todo esto se da en el ámbito físico, psicológico y energético haciendo del yoga una práctica que mejora la calidad en todos los niveles de nuestra vida.

Respirar puede llegar a convertirse en un placer sencillo. ¿Tienes algún inconveniente relacionado con la respiración en la práctica de yoga? Cuéntanos. Nos encantará poder ofrecerte algunas sugerencias.


Tags


You may also like

Cómo y por qué crear bases sólidas y enraizadas en tu práctica de yoga

Enraizarse: la importancia de quitarte los zapatos

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!