mayo 11

Enraizarse: la importancia de quitarte los zapatos

0  comments

Cuando hablamos de estar conectados a la Tierra, significando la toma de consciencia del momento presente y del contacto del cuerpo, más específicamente de los pies al suelo, podemos considerar diferentes maneras de cómo establecer esta conexión y consecuentemente beneficiarse de ella.

La vida moderna nos ha regalado innumerables beneficios como consecuencia del desarrollo social, humano y tecnológico. Los zapatos, en toda su variedad y estilos, se configurarían en una brillante invención humana que solo nos trae beneficios. Lejos de pensar en el confort que algunos zapatos te pueden aportar, ¿es posible enraizarse, conectarse a la Tierra con zapatillas puestas?

La respuesta seria, “no del todo”. Idealmente se recomienda el contacto directo de la planta de los pies al suelo, en el césped, en la arena de la playa, en el jardín de tu casa, para que los procesos eléctricos y magnéticos intrínsecos a nuestra biología puedan realizarse adecuadamente y que su equilibrio favorezca el óptimo funcionamiento de todos los sistemas fisiológicos de nuestro cuerpo.

El material de que están hechos los zapatos, en general, rompe el ciclo energético de conexión del cuerpo y la Tierra, así que para asegurarse certificarse de la buena conectividad energética, de modo que podamos permitir que el cuerpo reequilibre a sus cargas eléctricas, cuyo proceso es básico para mantener la vitalidad y salud, es importante que desnudemos los pies y caminemos sintiendo el frescor del césped, el hundir de cada paso por la arena de la playa o las alteraciones de relieve al caminar por las montañas.

El cuerpo es un conductor natural y necesita tanto el contacto eléctrico con la Tierra como precisa del agua o los nutrientes. Si estamos descalzos es más sencillo que reestablezcamos el flujo energético natural de nuestros pies y, en consecuencia, de nuestro cuerpo.

Pensando en la importante relación directa del cuerpo con la Tierra y en el intercambio de energías establecido con el enraizamiento de los pies al suelo, a seguir enumeramos algunas ventajas de vivir conectado a la Tierra:

  • Desinflamación. Los electrones provenientes de la Tierra reducen los procesos inflamatorios y oxidativos del cuerpo, aportando así reducción de dolor y de daños celulares.
  • Protección. Evita los posibles efectos negativos de la exposición de los campos electromagnéticos sobre nuestro organismo.
  • Estimulación de los órganos. Hay beneficios directos a los órganos cuyas terminaciones nerviosas están conectadas con la planta de los pies.
  • Beneficia el ritmo cardíaco, mejora la circulación y regula la presión sanguínea. Debido a que los músculos entran en contacto con diferentes superficies como césped, tierra, etc.
  • Estimulación de los músculos de los pies, tobillos, rodillas y caderas. Al caminar descalzos estamos haciendo que los músculos de los pies y a lo largo de las piernas y caderas trabajen de modo efectivo, quitando compensaciones provocadas por el uso continuo de zapatos.
  • Liberación del estrés. El pie está lleno de terminaciones nerviosas y el contacto directo de la planta del pie con el suelo ayuda a liberar el estrés, fortaleciendo así el sistema nervioso.

Aparte de los beneficios físicos enumerados, caminar descalzos mejora la capacidad de movimiento real frente a las experiencias de la vida en general. Los dedos de los pies nos afirman en cualquier circunstancia y con la mayoría de los zapatos disminuimos nuestro “agarre” a la vida.

También ayuda a que tengamos una buena relación con la fuerza de gravedad, ya que muchas molestias de espalda que sentimos tienen su origen en el uso de zapatos que cambian el punto de equilibrio del cuerpo, obligándonos a caminar realizando más fuerza de la necesaria.

Desde el concepto meditativo, el hecho de andar descalzo es crucial para la toma de la consciencia del enraizamiento en la vida que, desde los pies nos puede permitir expandir la conciencia equilibradamente.

Dicho esto, a cada vez que tengas la oportunidad de descalzarte- aun que no lo tengas a menudo, hazla acontecer- no dudes hesites en probar la sensación de la madre tierra en los pies y poder enraizarse una vez más.


Tags


You may also like

Cómo y por qué crear bases sólidas y enraizadas en tu práctica de yoga

La importancia de una buena base

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!