abril 1

¿Cómo obtener más resultados de mi práctica de yoga?

0  comments

¿Tienes algún tiempo practicando yoga y sientes que no avanzas? Esto es algo que puede pasar en todas las disciplinas. Algunas veces parece que nos estancamos.  Aquí te nombramos algunas de las posibles razones  y consejos para que salgas de la sensación de estancamiento.

La motivación

Ante todo, recuerda cuál es tu motivación. ¿Por qué practicas? ¿Esta motivación ha cambiado con el paso del tiempo? ¿Se ha convertido mi práctica en algo automático o aún siento esa motivación inicial? Aunque son muchas las veces que los yoguis necesitamos hacer un esfuerzo para realizar nuestra práctica, si mantenemos despierta la llama de nuestra motivación y la visión crítica sobre cómo esa motivación puede ir cambiando, conectaremos con nuestro motor primario favoreciendo la evolución de nuestra práctica.

La frecuencia con que practicas

Para las personas que recién comienzan a practicar yoga, o que no disponen de mucho tiempo, una clase de una hora a la semana es suficiente  para comenzar a sentir los efectos de esta disciplina milenaria. Cuanto más lo practicas, más tu cuerpo se abrirá y evolucionará obteniendo no solo los resultados esperados, sino muchos más. Eso sí:  no debemos subestimar los beneficios de la práctica de yoga, aunque sea una vez a la semana.

 Aunque los practicantes más avanzados pueden llegar a practicar el yoga todos los días.  El tiempo de cada sesión de tu práctica dependerá del tiempo que dispongas. Ten en cuenta esto: "Un poco muchas veces es mejor que mucho pocas veces”», dice William J. Broad, escritor de ciencia y autor de The Science of Yoga, para Greatist.

¿El tipo de yoga que haces es el adecuado para ti?

Son conocidos los magníficos beneficios del yoga, que van desde ponerte de buen humor, reducir el estrés, mejorar tu salud general, aliviar la tensión física y mental,  por no hablar de la flexibilidad y tonificación corporal. Sin embargo, quizá ahora que tienes tiempo practicando el estilo Hatha, por ejemplo,  te haría bien probar unas clases de vinyasa para activar y desafiarte con otro ritmo de práctica, o, si por el contrario has comenzado con Ashtanga o Power, te vendría bien probar una clase de Iyengar para aumentar la conciencia en la minuciosidad de los movimientos. Cambiar y probar nuevas formas de moverse, aún dentro de la misma práctica de yoga puede resultar una manera de evolucionar en tu práctica.  Los resultados de introducir algún cambio podrían llegar a sorprenderte.

¿El nivel que practicas es el adecuado para ti?

Es asombroso cómo a medida que profundizas en tu práctica, una clase de nivel principiante puede ofrecerte mucho más que al inicio porque empiezas a tomar en cuenta aspectos básicos que ante son notabas. Del mismo modo, si eres principiante y ya has empezado a sentirte más cómodo y seguro, te vendría bien asumir el desafío de un de mayor nivel de dificultad para activar nuevas partes de tu cuerpo y tu mente. No estancarse en un mismo nivel siempre ayuda a evolucionar en nuestra práctica.

A veces, menos es más

Si eres de los que practica cada día y aún así tienes tiempo sintiéndote estancado, ten en cuenta que la calidad es más importante que la cantidad. Quizá podrías disminir el tiempo que dedicas a tu práctcia pero hacerlo de forma más técnica y conciente.  Más que el tiempo que le dedicas es la calidad de conciencia física y mental que pones a cada instante que destines para ello.  

Tómate un descanso

Dependiendo de la intensidad de tu práctica, siempre está bien plantearse si lo que practicas no supone demasiado estrés para el cuerpo, lo que conlleva poco rendimiento físico en relación a los objetivos propuestos. Escucha tu cuerpo y si te sientes cansado y sientes que no rindes tanto, es que es hora de dar el descanso necesario al cuerpo. Descansando el cuerpo sigue evolucionando y asimilando la información recibida. Por eso es importante tomarse unos minutos para Shavasana, la relajación final de cada práctica. Piensa en un leñador que quiere seguir cortando sin tomarse el tiempo de afilar el hacha. Para evolucionar es importantísimo el descanso.

Mira tu vida fuera de la esterilla

Algunas veces tenemos preocupaciones que no nos permiten enfocarnos del todo en nuestra práctica, o, incluso, la práctica se ha convertido en un escape de los problemas de la vida cotidiana. Está bien hacer de tu práctica un refugio para continuar. Sin embargo, asegúrate de llevarte los recursos de la práctica fuera de la esterilla y enfrentar las situaciones incómodas que te puedan estar bloqueando.

Respirar bien es estirar bien

La respiración es de suma importancia y respirar bien no necesariamente es respirar con fuerza. Asegúrate de usar tu discernimiento para observar la forma en cómo respiras. Allí puede estar la clave para una correcta y constante evolución en tu práctica. Incluye la calidad de tu respiración a los movimientos aún en aquellos que requieren de mayor esfuerzo.

No existe una única fórmula para todos sobre cómo obtener más resultados y beneficios de la práctica del yoga. Lo que sí funciona es ir probando poco a poco diferentes frecuencias e intensidades y ver lo me mejor te sienta. Mantente, persiste, ¡sigue! y te aseguramos que la práctica de yoga dará muchos regalos inesperados.

¿Has experimentado algún tipo de estancamiento en tu práctica? Comparte con nosotros y quizá podamos ayudarte.


 

 


Tags


You may also like

Cómo y por qué crear bases sólidas y enraizadas en tu práctica de yoga

Enraizarse: la importancia de quitarte los zapatos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!